Clases de Pole Dance
TWERK & DanceHall

CLASES DE TWERK & DanceHall

Aprende Twerk y DanceHall

El dancehall se origina en Jamaica en los años 70. Es el nombre con el que se conoce tanto la música como el baile. Surge de la gente del ghetto que no tenía dinero para entrar en los clubs y empezó a organizar sus propias fiestas en locales que encontraban y casi a escondidas. El dancehall ha estado muy mal visto durante décadas. Ha sido en los últimos años cuando, gracias a artistas como Sean Paul, Vybz Kartel y Beenie Man, ha salido del país y ha ido cogiendo una creciente fuerza y popularidad en Europa y el resto del mundo.

Actualmente el dancehall conforma una parte muy importante de la cultura jamaicana. Baile y música guardan una estrecha relación. Los pasos se crean a partir de las canciones y viceversa. Cada paso de baile tiene un nombre y un creador. Algunos, por su gran popularidad, se han convertido en iconos característicos del dancehall, como "willy bounce", "pon di river", "bogle". Pero no cesan de aparecer nuevos pasos que suelen tener como fuente de inspiración la vida cotidiana, situaciones de conflicto, opresión, peligro, etc.

En general, el dancehall es la vida y la historia de un grupo de baja clase que lucha por sobrevivir y seguir adelante en un entorno hostil, de ahí esa fuerte personalidad y autenticidad que se desprende de él y que nos cautiva.

El twerking es un baile que se ha puesto de moda muy recientemente pero los movimientos como tales que lo conforman han existido desde tiempos ancestrales en toda la cultura africana, en cuyas danzas la disociación de pecho y caderas es algo de lo más básico y corriente.

A nosotros nos ha llegado más directamente desde el dancehall, en el cual hay una parte reservada única y exclusivamente a las mujeres. Esto es el Dancehall Queen, donde las mujeres mueven sus caderas y glúteos con gran habilidad en todas direcciones y en cada posición habida y por haber.

Pero ha sido tal la fuerza con la que se ha alzado el twerking, que ya se practica como un baile independiente en sí mismo, utilizando cualquier tipo de música con una base rítmica comúnmente fuerte. En el twerking se trabaja la resistencia, la disociación de caderas y pecho sobre todo, así como también se busca la feminidad y sensualidad. Es un baile duro pero enérgico y liberador que, con el tiempo, pondrá tu autoestima por las nubes.